Festival internacional de creación cinematográfica

ENTRE ISLAS (Una gran aventura cinematográfica)

domingo, abril 5, 2020

Acabamos de subir a nuestro canal en youtube el largometraje Entre Islas, una de las pequeñas joyas cinematográficas en formato largo, que se han rodado en el Festivalito. A lo largo de las semanas siguientes iremos subiendo el resto de largos que se han hecho.

Tengo que confesar que es un verdadero lujo poder disponer de este valioso tesoro audiovisual y de tan gratos recuerdos. Antes que nada, infinitas gracias a quienes se han atrevido a hacerlo posible.

Me gustaría contar parte de la historia de cómo se llevó a cabo esta aventura cinematográfica sin igual. Todo empezó, más o menos, cuando acabó la IV edición del Festivalito, en el verano de 2005. Digo más o menos, porque no sé si las cosas sucedieron así o mi memoria me lo hace creer así. El caso es que el director Miguel Ángel Cárcano, que había venido a presentar su película Interior Noche y que se había llevado el Premio del Público, se me acercó y me hizo una proposición de esas que no puedes rechazar.

Me comentó que le encantaría volver al año siguiente, pero no para rodar un corto, sino para rodar una largometraje. Sería algo muy sencillo, él con un cámara, otra persona que haría de sonidistas y segunda cámara, y su compañera y productora Inés.

Le contesté algo así como que la gente se inventaba todo tipo de excusas para ser invitado de nuevo al Festivalito, pero esa había sido la más ingeniosa hasta el momento.

Un año después volvieron y rodaron la película: Entre Islas.

¡¡¡Guau!!!¡Qué pasada!!! ¡¡¡Chiquita aventura vivieron!!!¡¡¡Qué envidia!!!

Al reducido equipo que me había mencionado, se le unió la actriz Elena Corredera y el actor Sergio Villanueva. ¡Ah!, y no se me puede olvidar, su hija de apenas un año Valentina, que acabó saliendo también en la película.

¡¡¡Larga vida a este grupo de cineastas que emprendieron la aventura de rodar un largometraje en el Festivalito!!!

Pido disculpas si me repito, pero es que todavía no me creo que esas cosas puedan hacerse, incluso aunque haya vuelto a ver la película hace unos días y la acabe de subir a internet.

Entre islas no es un documental: su trama gira alrededor de una pareja de personajes  ficticios. Entre islas no es una película de ficción: su argumento recoge fragmentos de la realidad.  Rodada en el marco de la quinta edición del Festivalito de La Palma, el tercer largometraje del  director argentino afincado en España, Miguel Ángel Cárcano, nació como un tributo al modo de entender la creación  cinematográfica que defiende el Festivalito, pero el proyecto creció para convertirse en una  creación autónoma, con su propio y particular universo.

Protagonizada por la actriz malagueña Elena Corredera (Interior noche, Lo bueno de llorar)  y el actor valenciano Sergio Villanueva (Tiempos de azúcar, La hora fría), la película completó su  reparto con los actores, directores, guionistas, periodistas y espectadores que se dieron cita en el  municipio palmero de El Paso y en la isla de La Palma, en verano de 2006 con motivo de la quinta edición del Festivalito.

“Nos pareció oportuno rodar un documental que reflejara la filosofía del Festivalito. Pero Entre islas también es ficción, porque intentábamos reflejar el ambiente que se respira en el festival  a través de dos invitados ficticios”, nos explicaba Miguel Ángel Cárcano, que optó por un sistema de  trabajo basado en «tener una historia que contar y definir muy bien a los personajes», proceso  en el que se involucraron los actores hasta el punto de convertirse también en «autores» del filme. 

Escrita por María Inés González y Miguel Ángel Cárcano, Entre islas es la historia de un  reencuentro, el de Ernesto y Alicia. Separados por la vida y reunidos por el cine, vuelven a  encontrarse en contra de sus deseos cuando el documental que co-dirigieron antes de su ruptura  como pareja es seleccionado por el festival de cine de una pequeña isla situada en medio del  Atlántico. Puede que allí, cara a cara y lejos de la rutina, encuentren una segunda oportunidad…

Fiel al espíritu del cine chico que propugna el Festivalito, el rodaje de Entre islas se planteó  como un ejercicio de mínimos de producción: no se utilizaron trípodes, ni focos, ni micrófonos  adicionales; solo una cámara de vídeo digital. El objetivo: dar todo el protagonismo a la historia y al  trabajo de unos actores que vivieron durante siete días las vidas de sus personajes.

“En la Isla de La Palma, dentro del marco del Festivalito, el rodaje era todo un desafío. Nos teníamos que amoldar a  localizaciones y situaciones inesperadas. En cualquier momento nos podían estar grabando como personajes. Todo era una paranoia de improvisación. La mayoría de los participantes del Festivalito  no sabían que estábamos rodando nuestra peculiar película. Se supone que mi personaje y el de  Elena están cabreados durante el festival, así que nos daba como palo acercarnos a hablar y reírnos  relajadamente fuera de los personajes por si estaban recogiéndonos furtivamente. A veces no sabías  dónde se encontraban las cámaras”, recuerda Sergio Villanueva, novato en el certamen palmero  durante el rodaje, al contrario que Elena Corredera.  La intérprete malagueña, había recibido el premio a la Actriz Más Destacada en la edición 2005 del Festivalito  por  el cortometraje Llamando, de Matías Bize. Ella también quiere destacar el trabajo de Miguel Ángel Cárcano con los actores, así como su  capacidad para imponerse a los imprevistos del rodaje. “Que sea cine de guerrilla no significa que  se haga a lo loco”, afirmaba con rotundidad.

La película fue producida por Gonzalo Ermocida, María Inés González y el propio Miguel  Ángel Cárcano, en coproducción con La Máquina de Coser (Chukumi Studio).  Ochenta minutos de ficciones y  realidades entrelazadas que dan forma a una muestra de  cine dentro del cine que es a la vez un  pedazo de vida dentro de la vida.

“Rodar sin una compleja puesta en escena de luces se traduce en  un trabajo rápido, por lo tanto más barato y despojado de tantos artificios. Además, la textura del vídeo, incorporada en el inconsciente colectivo, está ligada a la inmediatez, a lo cotidiano y a la  fuerza de la realidad”, apuntaba Miguel Ángel Cárcano, que con Entre islas mantenía la apuesta por  un cine “con un propósito explicito” que ha marcado la trayectoria del cineasta argentino. “No creo que el lenguaje cinematográfico esté acabado, cerrado, como no lo está ni lo estará  el arte. Porque si así fuera, nos estaríamos negando a una búsqueda, a un desarrollo y a una  renovación de las formas”.

Siempre he creído que en el cine de pequeñas dimensiones por el que apuesta el Festivalito puede transitar por territorio salvajes y llegar más profundo de lo que lo pueden hacer las películas convencionales y de grandes presupuestos. Todos es cuestión de tener valor para emprender caminos inexploradas y tener la capacidad artística para llegar a buen puerto.

Entre islas es documento y ficción, previsión e improvisación,  oficio y experimento, trabajo e imaginación sencillamente, una obra de arte del cine de guerrilla”.

El equipo de rodaje de Entre Islas escribió su nombre con letras de oro en el Olimpo del Festivalito y abrió una puerta que tentó a otros cineastas a lo largo de las futuras ediciones del festival. La película se estrenó en el Festival de Málaga al año siguiente y hoy la estrenamos en nuestro canal youtube. Sinceramente, es algo que deberíamos haber hecho hace mucho tiempo, pero a veces, las cosas buenas se hacen esperar.


¡Suscríbete a nuestra newsletter y enterate de todo!

    La Palma Rueda